¿Soy médium? ¿Qué hago? Síntomas, como darse cuenta y cómo protegerse

Algunos Consejos para médiums que acaban de encontrar el camino y están perdidos

https://i1.wp.com/static.blastingnews.com/media/photogallery/2016/6/8/main/ser-medium-y-mantenerse-en-la-luz_745927.jpg

Los primeros síntomas más comunes de que somos más sensibles o sensitivos que otras personas son, frío en la espalda, escalofríos, cambios de humor repentinos, ver sombras, sentir la energía de otra persona, sueños premonitorios.

Normalmente cuando empezamos a darnos cuenta de lo que nos ocurre, es toda una explosión en nuestro interior. Pero el primer consejo es saber diferenciar energías. Si vibramos en una energía negativa o baja, solo atraeremos problemas y entes no muy buenos, por eso las personas con este don deben aprender a protegerse y a mantenerse en la luz.

Ver espíritus no es un juego, ni siempre es divertido. Tampoco nos debe suponer un sacrificio para ayudar a otros. Es una etapa de desarrollo personal que pasaremos por altibajos hasta que le encontremos “El truquillo” a lo que nos pasa. Hay personas que llevan bien su mediumnidad otras lo llevan mal, o quieren apartar ese don de ellos. La mayoría de médiums cuando empiezan están desbordados y han pasado los últimos tiempos muy mal, ya que es debido a que no controlan su facultad, o la desconocen y hasta que no empiezan su camino, su vida es un desastre.  Tener el don ayuda, pero primero debes aprender. Básicamente es intención y actitud y siempre estar enfocados a la luz.

 https://i1.wp.com/www.psychicsonia.com/wp-content/uploads/2015/04/psychic-medium-sonia.jpg

Piensa que al igual que sientes a los que te molestan, cuando controles tu don, también podrás sentir a los espíritus guías, que te ayudaran mucho en tu viaje. La luz siempre es más fuerte que la oscuridad, pero una vez tocas la oscuridad deshacerte de ella cuesta mucho.  Por eso jamás deberemos abrirle puertas a espíritus de bajas vibraciones. Si nos mantenemos en esa luz podemos conseguir con esa fuerza que espíritus dejen de molestarnos y obedezcan. Con el tiempo se aprende a ignorarlos y ellos se van, porque ven que no captan tu atención. Pero claro al principio todo es novedad y con tal de probarnos nos creemos a cualquier espíritu y podemos ponernos en riesgo. Por eso siempre hay que ser firmes con ellos.

Un buen ejercicio de protección es crear como una burbuja con tu propia luz y que nada pueda entrar ni llegar ninguna vibración a ti.

La principal protección y primera que deberemos hacer es, limpiar toda oscuridad que tengamos, traumas pasados, conflictos, bloqueos. Una vez nos liberemos de nuestra energía negativa, nuestra vibración subirá y será más difícil que malos espíritus nos molesten.

Hay que tener especial cuidado con los familiares fallecidos, ya que siempre no son nuestros guías ni ángeles. Puede que no haya hecho la transición a la luz y en vez de favorecernos nos perjudica. Hay que dejar las emociones fuera y ayudarlo.

Ser médium es tener facultades psíquicas, no tiene por qué ser hablar con espíritus, sino también la videncia, sanción, premoniciones, intuición… hay de varios tipos.

Tampoco somos un teléfono al más allá somos un medio, un canal. No podemos escoger con quien hablar normalmente, ni los espíritus pueden comunicarse ni estar a nuestra disposición cuando nosotros queramos. .

Hay médium con facultades más y menos fuertes, y tener desarrolladas más una habilidades que otras. Por eso hay que estar constantemente trabajando con nuestras facultades, para conocerlas más y seguir trabajándolas día a día, sea con meditaciones, etc.

Fuente: Laura Martí
http://es.blastingnews.com/opinion/2016/06/como-ayudar-a-un-espiritu-perdido-00967921.html

Anuncios